#VocesX Ray Donovan, porno para mujeres


Dieron a conocer las nominaciones a los Emmys 2017 -los premios para lo mejor de la televisión gringa- y después de revisar la lista, debo reconocer que ahogué un grito de felicidad al ver que en la lista de los mejores actores principales de drama, está Liev Schreiber, el mismísimo Ray Donovan. Dejemos de hacer votaciones, dije yo, el hombre se lo ganó, y punto.

Premiémoslo ahora. Se lo merece.

Y ahí me quedé pensando en las múltiples razones que me tienen convencida en que el personaje Ray Donovan es pornografía para mujeres de 30 y más.

  1. No tiene que ver con el actor. Liev Schrieber no me interesa nada si está fuera del personaje. No lo encuentro mino. Es él, Ray Donovan, la creación perfecta para que se convierta en pieza central de fantasías sexuales y de cualquier corte. Más de alguna vez ha pasado que el actor no existe sin el personaje. Este es el caso más evidente: Liev es Ray, pero Ray es mucho más que Liev.
  2. Es el hombre perfecto para mujeres con problemas tan intensos, que no pueden ahogarse con agua filtrada, vino, piscola o pastillas con estrellitas verdes. Ray Donovan, el “arreglador” profesional, es un aproblemado, pero que le resuelve los rollos al resto. En estos días de masculinidad en crisis, de mujeres masculinas o con roles en definición, un tipo como Ray, que llega a arreglar el entuerto y se va, es casi un producto de Japi Jane.
  3. Es callado, pero de alguna extraña forma, cuando habla dice lo justo y necesario. Hay hombres con los que da gusto hablar. Otros, no saben cuándo callarse. Ray Donovan no tiene eternas discusiones existencialistas como las de Dawson’s Creek. Ray es un sobreviviente, está tratando de mantener todo en un delicado e imposible equilibrio. Obvio, nadie querría ser la esposa de Ray, ¿pero tenerlo para arreglar los problemas? Iguols.
  4. La escena del capítulo 7 de la segunda temporada, donde baila  “Walk This Way”, es de las mejores del mundo y punto.

Ahí está Ray, agobiado, en problemas, borracho, con todo en contra. En su casa todo se hizo mierda. Y él, pucho en mano, vaso en la otra, escucha una canción que seguro bailaba en los bares malos donde se crió en Boston. Listo. La escena es perfecta. Nadie, NADIE, puede ser así, Ray Donovan. Por tu culpa tuve que sumar esa canción a una de mis listas en Spotify.

5. Es un pésimo esposo, pero es un papá bacán. OK, no se puede tener todo en la vida. Su  relación marital es, por decir lo menos, “compleja”. Pero en su forma muy Donovan, ama a su esposa. Aunque vivan en sintonías bien diferentes, le pesan los años, la complicidad, y la certeza que igual “funcionan”. Y he ahí otro de los puntos pornográficos de Ray: las mujeres que están falladas, como yo, estamos convencidas que ahí está la grieta, el espacio, para hacer un nido. Nadie puede soñar con ser la esposa de Ray. Pero ser la que le causa problemas, es el espacio al que uno queda aspirando.

6. Es cool. Se viste muy, muy bien -nadie se ve así con buzo y menos con una simple y sencilla camisa blanca- ama su colección de relojes, sus autos, su departamento cuico en la ciudad, que podría pasar por un egoísta narciso al que debemos hacerle el quite. Sin embargo, hay algo en lo que representa, el niño frágil que ahora es adulto; la fragilidad extraña que exuda detrás de su fachada de rudo, lo que provoca con una mirada a la cámara. Esto es simplemente pornografía básica.

#VocesX Ray Donovan, porno para mujeres

0 Comentarios
Claudia Aldana
Claudia Aldana
Inquieta por opción, periodista por oficio. En general, una persona bien hinchapelotas.