Renato Garín, diputado del FA: “El gobierno está entrando lentamente en un periodo de crisis”


Como una mirada profundamente crítica dentro de su coalición y con creencias muy arraigadas en el tarot, así como podríamos describir en una sola frase al diputado de Revolución Democrática y el Frente Amplio, Renato Garín. Parlamentario que más de uno de ustedes conocerá luego de que en Twitter hiciera una férrea defensa al tarot y se ganara uno que otro trolleo por esto mismo.

Pero más allá de las polémicas, el diputado que se declara como un cercano a Alberto Mayol dentro de la joven coalición de izquierda, y que ya ha publicado 3 libros titulados Después de la república, El lobby feroz y La fronda, ha llamado la atención de los medios de comunicación por sus peculiares y punzantes análisis de la política nacional usando como punto de partida las 78 cartas que componen el tarot. Y precisamente de tarot, creencias populares y de política hablamos con el diputado del Distrito 14 acá en #ViaX. Así que pónganse los lentes, prepárense un café y léanse completita la entrevista a Renato Garín, a continuación:

Renato, ¿cuál es el primer mito que te gustaría derribar entorno al tarot?

El primer mito es que el tarot sirve para adivinar, el tarot no adivina. Eso es imposible. Una carta no puede proyectar el futuro en ninguna de sus maneras. Lo que hace el tarot es otra cosa. Es una proyección psicológica de tu psiquis sobre la carta, algo parecido al Test de Roschach. No es lo mismo, pero es un método parecido. Es proyectar sobre un objeto, lo que está en tu consciencia.

¿Y cómo fue que tú llegaste al tarot?

Haciendo un estudio medieval de la historia inglesa y, junto con eso, los símbolos del medioevo. Ahí es donde aparece el tarot, que es el principal símbolo del medioevo como resultado de una especie de sincretismo cultural entre los puertos de Europa, por eso están muy vinculadas a los marineros. Esto lo estudié en la Universidad de Oxford, que es una universidad muy clerical y en donde los sacerdotes protestantes están muy metidos dentro de la vida universitaria, cosa que de por si es un golpe muy fuerte para alguien que llega con una visión racionalista y cientificista. Todo esto lo viví mientras hacía mi Magíster en Derecho gracias una beca que me gané aquí en Chile.

¿Y conjugas el tarot con tu labor política?

La verdad es que no, pero me sirve para mí como persona. La actividad política es una actividad racional, de argumentación. Uno esperaría eso, pero tampoco es lo que uno se encuentra. La racionalidad no se cumple en el Congreso, pero yo intento cumplirla. En mi vida personal y en mi relación con los demás aparece el tarot como herramienta. Lo que yo defiendo, más que el tarot, es la religiosidad popular, de que hay una manera de acercarse a las creencias desde lo popular. De ahí aparecen las creencias del guillatún o las creencias de los haitianos respecto al vudú. El resultado de la religiosidad en Chile es un proceso muy largo donde el catolicismo toma las banderas, por decirlo de alguna forma, pero esas banderas son banderas paganas, son banderas de un sincretismo cultural de chamanes, brujos, magos y machis que conviven con nuestros ritos católicos. La fiesta de La Tirana es un rito pagano, la peregrinación a Lo Vásquez es un rito pagano, no son ritos católicos de manual. Entonces uno tiene que cuestionar temas más de fondo como por qué la gente cree tanto en el tarot adivinatorio en Chile, por qué hay tanto tarot en los matinales y en las calles. Eso es porque la gente tiene un hambre de religiosidad popular que hoy el catolicismo no logra satisfacer. Yo encuentro que es muy irracional ir a decirle a los indígenas: “¿Para qué danzan? Si total no va a llover” o decirles a los haitianos que para qué practican el vudú si en resumidas cuentas son un par de alfileres en una colcha. Eso no es comprender el fondo del asunto. En el caso del tarot es comprender el auto-conocimiento y las virtudes humanas, que es básicamente ser bueno con los demás.

¿Y crees que la forma en que se presenta el tarot en la televisión ha ayudado a que la gente tenga una concepción errónea de él?

O sea, yo creo que precisamente la cultura de matinal deforma las concepciones generales que uno tiene del conocimiento. Ahora, yo tengo dudas de si eso es dañino. No creo que la cultura ni la política tengan que estar compuestas por una suerte de gendarmes del conocimiento racionalista que tengan que declarar que todo lo que no cumple sus estándares es un sinsentido y una pseudociencia. Si es así, entonces que se vayan a parar afuera de la Catedral de Santiago todos los domingos y van a encontrar mucha gente a la que le pueden decir que rezar es una estupidez.

¿Y a quién crees que le hace falta una buena lectura de tarot en la política chilena?

Sebastián Piñera. El presidente de la república es una persona que necesita de mucho autoconocimiento. Es alguien que funciona en un plano de la razón demasiado concreto que le impide verse a sí mismo. El tiene un problema de autoconocimiento bien profundo y eso le pasa la cuenta en sus chistes fuera de lugar, en sus comentarios descontextualizados, en rodearse de gente que probablemente no es competente para los cargos. O sea, tiene problemas en sus relación con los demás. Y también le recomendaría una lectura de cartas a Beatriz Sánchez para ver cómo se va a posicionar en el futuro respecto al Frente Amplio.

¿Y cuál crees que es la carta del tarot que mejor representa a los ministros Varela y Valente?

Partamos desde el personaje. Ambos son hombres blancos de alto patrimonio y que han ido construyendo ese patrimonio siendo asesores de grupos económicos. Varela ha sido un asesor jurídico y Valente un asesor de inversiones económicas. Ambos están descontextualizados respecto a la política, ninguno de los dos ha militado en un partido. Tampoco tienen los usos políticos y, por ende, el coaching que les hace el gobierno no les sirve a ellos, porque no vienen de este palo. Ellos en realidad sienten que al estar en política tienen que ser sinceros y ellos al ser sinceros dicen cosas que no deben decir, como recomendar sacar la plata de Chile o el tema de los bingos, pero en realidad ellos creen eso. Entonces uno llega a la concepción de que hay algo que ellos dicen, que ellos sienten que es verdad, pero que no se puede decir. Esa es la situación. Y esa carta es la del diablo. El diablo tiene este elemento de decir cosas que no se pueden decir y que en general van relacionadas con el erotismo y la sexualidad, pero en este caso podría llevarse a la situación de alguien que dice algo políticamente controvertido. También aparece la carta de la estrella, que es una carta que te muestra un cofre, que puede ser la verdad de ellos. Aunque en este caso todavía queda la pregunta política -y no espiritual- si acaso ellos creen esto que dicen creer o hay una estrategia de fondo.

¿Y cuál es la carta que mejor representa el momento que está atravesando el gobierno de Sebastián Piñera?

Hay una carta, que es la carta de la torre, que se suele ejemplificar como un edificio en llamas o golpeado por un rayo que viene de muy alto en el cielo. La torre es una carta de la crisis, es una carta donde se abandona un edificio. Yo veo que el gobierno está entrando lentamente en un periodo de crisis parecido al de la carta de la torre. Es decir, se pensaba que había algo muy fuerte, erigido, sólido, pero parece que no tanto. Parece que las cifras económicas no van tan bien, parece que el presidente no está dando la tecla, parece que hay errores comunicacionales y eso es la carta de la crisis sobrevenida.

En el caso del Frente Amplio se dice que están cometiendo muchos errores de novato. En ese caso, ¿cuál es la carta del tarot para el Frente Amplio?

Hay una manera de entender los palos del tarot -que son los oros, los bastos, las espadas y las copas- como historias. En los bastos del tarot grecoromano se cuenta la historia de Argón y los argonautas, que es un barco que va a buscar el vellocino de oro, que es una tarea muy difícil, y de vuelta naufragan, porque el barco choca con una roca. Yo creo que lo nuestro tiene mucho de la historia de los argonautas, de la victoria mítica, de la victoria épica y después el retorno. El Frente Amplio está en un proceso de victoria y retorno, pero esto también tiene que ver con las maneras en que los adolescentes maduran. Más que un tema de destino o espiritualidad, esto tiene que ver con una configuración de personalidad colectiva. Hay que salir de la adolescencia para pasar a la adultez.

¿Y qué es para ti a ese Frente Amplio adulto?

Uno más responsable, más claro, más argumentativo, más pluralista en su sentido cultural y más feminista.

Renato Garín, diputado del FA: “El gobierno está entrando lentamente en un periodo de crisis”

0 Comentarios
Peter Marschhausen
Peter Marschhausen
Sueño a 24 cuadros por segundo. Gamer desde que tengo memoria.