Blog Vito Martínez


Al hablar de videojuegos siempre debemos hacer varias diferenciaciones, por ejemplo los videojuegos triple A. Esos que son como las “películas de Hollywood” con mucho presupuesto, videojuegos que en contadas ocasiones dan en el clavo en cuanto a contenido, “jugabilidad” y ventas. Títulos comparables, con una “buena” película, un “buen” libro, una “buena” serie de televisión, comparable hasta con un platillo creado por la cocina de autor de moda.

La definición de genialidad no escapa al mundo de los videojuegos, muy por el contrario, amalgama la creación y exalta el supuesto por definición del videojuego. Esa “interacción magnífica” que nos permite a los fanáticos tener más de una vida que vivir, enfrentarnos a monstruos, rescatar doncellas, armar equipos y ser penta campeones del mundo en Fútbol, un mundo mágico que nos deja siempre con ganas de más, al igual que el cine, los libros, la poesía, la opera, la comida, ETC.

Es por eso que la crítica de videojuegos es tan comparable con la crítica de los libros o las películas y es ahí donde aparece Little Nightmares aparece genial como una película de Woody Allen, hermoso como la “Impresión, Sol Naciente” de Monet, oscuro como la Odisea en el espacio de Kubrick y entretenido como el Súper Mario de Miyamoto.

Una obra de arte tiene que ver con lo que hace virtuoso a la obra y como ese virtuosismo se reconoce en el tiempo, se perpetua y transporta a sus espectadores, lectores o comensales a una realidad con mas virtud aún y esto es lo que logra este “pequeño” juego Indi.

Eso y más es lo que me pasa con el título de Bandai Namco, Little Nightmares videojuego que no pretende ser mucho ni poco, un título que no viene a resolver el problema de las consolas mal hechas, ni de los juegos a medio terminar o el problema del modo cooperativo o de las “micro-transacciones”.

Little Nightmares está hecho para entretener, sorprender y transportar y lo logra de gran forma.

Six es tan frágil como fuerte, la atmosfera y oscuridad del juego nos entrega una claridad de mensaje poco antes vista y transporta exactamente donde un videojuego “Indi” tiene que ir, es como una buena película con final y desarrollo inesperado y sorprendente, se hace mas corto que largo, Little Nightmares es un “videojuego de película”, en el sentido estricto y metafórico de la frase. Un videojuego que llega al corazón del jugador, ahí donde la obra o producto se transforma en arte.

Little Nightmares de Bandai Namco

Desde $34.990

 

 

Blog Vito Martínez

0 Comentarios
Vito Martínez
Vito Martínez
Conductor de Yu Win. Precursor de la ñoñez chilena.