#EnsayoViaX ¿Por qué ver The Handmaid’s Tale?


«Si Dios es varón, el varón es Dios» Mary Daly

Les resumo; en un futuro la infertilidad se convierte en un problema grabe debido a la contaminación atmosférica. Ante esto, el partido radical teocrático comienza a tomar fuerza porque parece ser la solución y respuesta al problema, poco a poco comienzan a anular a las mujeres quitándoles su sustento, dinero y trabajo de la forma en que se suelen hacer estas cosas, sin aviso, sin respuestas, con violencia y autoritarismo. Se adueñan del cuerpo de la mujer. ¿Cómo así? El valor de la mujer es reducido a su fertilidad, las mujeres fértiles son detenidas y enclaustradas y mediante la violencia de la mano de la biblia las someten para servir a los líderes de los fieles y sus esposas (son llamadas criadas), donde en una ceremonia mensual que recalca su condición de vasijas las violan por una razón “superior”, la supervivencia de nuestra especie, claro todo bajo el alero de la religión y por supuesto los mandatos de dios.

Todo eso que parece brutal así nada más es una versión muy reducida de lo que sucede en esta serie relatada por June o Defred, interpretada por la seca Elisabeth Moss, difícil de ver, de comprender, es una serie escasa de esperanza, pero con valentía. Técnicamente es brillante y pueril, lo que hace aún más crudos los actos que se desarrollan, es como ver El jardín de las delicias de El Bosco, bello y macabro a la vez. Sabes las intenciones de las imágenes, los planos cerrados distorsionados que te asfixian, que erizan la piel. Todo con el fin de que te sumerjas en esta historia y que tomes una posición, yo elegí una y sufrí hasta el final, pero ahí en medio de todo, había pequeñas chispas y te sostienes con todas tus fuerzas de eso.

Para cuando terminé de ver la serie, estaba demasiado inquieta con miles de preguntas pero la que flotaba por encima de todas era ¿Son compatibles el feminismo y la religión? El modelo misógino de la serie se adapta perfectamente a la religión cristiana y su forma de interpretar la biblia, con convenciones tan básicas (cómica) como que Dios es representado como un anciano varón, así pasa en occidente al menos, donde Eva mujer es responsable del pecado original y a lo largo de la historia las mujeres han sido reducidas a posiciones secundarias y en los casos contrarios cuando las mujeres vivieron su fe con autonomía no hubo problemas en quemarlas en hogueras y tildarlas de Brujas y hasta hoy incluso la mujer no debe tener propiedad de su cuerpo si no dios que es varón, por tanto el varón es propietario de la mujer y este debe decidir sobre su cuerpo, el aborto, la cantidad de sexo que deben tener, y todo, todo lo demás.

2017 años de triunfo, triunfo porque somos la otra mitad y esto se resiste demasiado a cambiar, en esto la serie es súper inteligente, me refiero a que hay mujeres que desde un comienzo estuvieron de acuerdo con esta teocracia, y la empatía es una buena trampa, yo todo el rato pensé que habría una rebelión, que estas mujeres verían el error y que querrían cambia las cosas, pero No (Qué fácil es inventarle humanidad a alguien) la religión ha conseguido que las víctimas estén de su lado, trabajando en contra de sus propios intereses, las mujeres también somos responsables de que recién estemos intentando convencernos de que nadie debe decidir sobre nosotras y nuestros cuerpos. Por esto es tan importante esta serie y cada uno de sus capítulos pero por sobre todo el final, de la manera más extrema que puede te dice que la primera gran revolución es no agredirnos entre nosotras, que por más que la religión, el gobierno y la misma sociedad lo haga, entre nosotras no debemos hacerlo, sólo nosotras podemos cambiar esto.

Puntos a tener en cuenta:

  1. La serie plantea una sociedad donde un hombre es condenado a muerte por violar a una mujer, pero que uno de sus dirigentes viole a una de las criadas con fines reproductivos, está totalmente en línea con su religión. Gran ironía.
  2. Ofglen es uno de los mejores personajes secundarios para mí, una revolucionaria, no se doblega con nada, todo lo que le pasa parece darle las armas para el gran simbolismo que representa.
  3. De la nada en la serie comienzan a sonar canciones muy oreja, que te sacan con brusquedad, pero que al mismo tiempo aplican tan bien al sentimiento del momento, te hace cómplice.
  4. No he leído la novela de Margaret Atwood (1985), pero sé que la escritora en algún momento dijo que toda esta realidad distópica está basada en hecho que ocurrieron o que están presentes hasta hoy en distintas culturas y en distintos grados. (El fanatismo religioso / La mujer como objeto reproductor / La gestación sustituida / robo de Bebes / Mujeres contra mujeres / La persecución de los homosexuales / El claustro de la mujer / Control y vigilancia frente a la desconformidad).
  5. Por favor vea esta serie.
  6. No escribí ni la mitad de todo lo que sentí /pensé con esta serie.

Gracias por leer. Chao.

#EnsayoViaX ¿Por qué ver The Handmaid’s Tale?

1 comentario
Francisca Marquez
Francisca Marquez
No sé si me gustan más las papas fritas o las películas, pero ver películas comiendo papas fritas es de mis cosas favoritas y más que ver películas, me gusta hablar de ellas.